Festival de las Rosas. El Kelaa M’gouna

Kelaa M’gouna

Ciudad de 11.000 habitantes de la provincia de Tinehir, está situada a 92 km de Ouarzazate, en el valle del río Dades, donde se une al río M’goun, procedente del alto Atlas.
Encontramos un gran oasis rodeado de Kasbahs. En este centro agrícola se cultivan azafrán y,  sobre todo rosas, para crear el agua y la esencia de Rosa, utilizada en cosmética y alimentación.

El Valle del río M’Goun, es el gran productor de la apreciada Rosa Damasquina. Desde el mes de mayo las mujeres recogen una a una las flores que servirán de base para fabricar estos productos cosméticos.
Como dato curioso, decir que todo en el Kelaa M’gouna, es de color rosa, incluso los taxis.

El origen de la rosa damasquina

El origen de las rosas de este valle no está claro. Hay quién dice que las semillas de los rosales se cayeron accidentalmente de una caravana de peregrinos procedentes de la Meca, que atravesaron el valle hace 300 años. Otros, sin embargo, afirman que los primeros rosales fueron plantados por un comerciante bereber procedente de Damasco. Y hay quienes señalan que fueron los franceses los que inundaron el valle con esta variedad de rosas en la década de los años 30, el siglo pasado.
Sea cual sea el origen de las flores, lo cierto es que la mayor parte de la población local vive de su comercio. Cada temporada se recogen unas 4.000 toneladas de rosas, una cantidad que no parece tan desorbitada teniendo en cuenta que se necesita una tonelada de pétalos para conseguir un litro de extracto.

Después de la recogida, la fiesta

Los productos hechos con estas rosas marroquíes contienen el esfuerzo de las mujeres locales, que son quienes recogen las flores al amanecer, siempre a mano, separando las rosas de las malas hierbas. Hay que hacerlo con mimo y antes de la llegada de los primeros calores, para que no se estropeen. Por eso, cuando termina la recolección, el pueblo entero de Kelaa M’Gouna se convierte en una fiesta.
El Valle de las Rosas vive por y para las flores que inundan de color este oasis. La Fiesta de las Rosas es la satisfacción por el trabajo bien hecho y la ocasión perfecta para cantar y danzar al son de la música bereber. El aire se impregna de un aroma maravilloso, el mismo que enamora a los más prestigiosos perfumistas de todo el mundo y que aquí se puede respirar en cada una de sus calles.
El Festival de las Rosas se celebra en Mayo y coincide con la recolección de las Rosas de Damasco. Durante la fiesta hay Salón internacional de la Rosa para perfume con exposición de productos, danzas, cantos y lluvia de pétalos.
Siendo típico el baile de la Ahwash para celebrar el fin de la recolección, aunque también se baila en bodas y otros eventos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.